Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Cali en el 2020

Por: Felipe Velásquez Palacio  – La Papaya

Entramos en una nueva década, mi balance de las pasadas administraciones deja varios sinsabores, lo bueno es que ya nos hemos dado cuenta y habrá que usar los años venideros para rectificar varias cosas. 

1. Los problemas de la administración pública no los puede resolver ella sola. Necesita el apoyo de toda la ciudadanía para enderezar el rumbo de la ciudad. Por tal razón es importante que desde los gremios trabajemos conjuntamente con las secretarías, la alcaldía y la gobernación. Para ello es importante que los funcionarios empiecen a sentirse servidores de lo público, una vocación a servir y entregar lo mejor para nuestro país. 

2. La paz de Colombia la construimos nosotros los colombianos, con empuje, dedicación y decisión, nadie va a venir a resolver aquellos problemas que debemos resolver nosotros mismos. 

3. Necesitamos recuperar la confianza en nosotros mismos y paso seguido en las administraciones y las entidades públicas, para ello debe quedar claro que el funcionario es un administrador de lo público y como tal tiene unas obligaciones y unos derechos. 

4. Cali necesita con urgencia que pongamos a funcionar adecuadamente las localidades. Quedamos en un punto medio entre Cali Distrito y Cali Municipio. Ya se definió por donde van a ir las nuevas subdivisiones de la ciudad. Necesitamos que la ciudad se pueda reconstruir hacia el centro y que cada localidad pueda funcionar autónomamente para evitar desplazamientos innecesarios. Para ello debemos trabajar en definir los clusters de la ciudad y ubicarlos en zonas donde podamos acortar los desplazamientos y ser más efectivos y eficientes. 

5. El problema del Jarillón sigue pendiente de solución. La gente tiene que desalojar y ser re ubicada. Si se ubican dentro del mismo Cali, en zonas de igual riesgo el problema no se está eliminando, se está desplazando y esto no es lo ideal. Para ello hay que trabajar en una solución de vivienda regional y trabajar en alianza con los Municipios cercanos. Para ello se debe reactivar el G11 y necesitamos que Cali pueda financiar proyectos de vivienda en los municipios cercanos. Es una urgencia. 

6. El problema de violencia se resuelve con empleo. Necesitamos apostarle al turismo y las industrias culturales. Para ello hay que incubar los proyectos, cuidarlos y consentirlos. Necesitamos ayudarnos entre todos. El proyecto del rio Cali y el Malecón del rio Cauca debe convertirse en un integrador de nuevas dinámicas urbanas y por supuesto: el empleo. 

7. Los embotellamientos del sur son producto de la mala planificación de la ciudad. La ciudadela universitaria está mal planificada. En una era en donde la educación del siglo XXI es virtual no tiene sentido desplazar todos los días a más de 20.000 estudiantes hasta el sur de la ciudad. Este problema se acrecentará con el proyecto Zona América que pretende desplazar a otras 15.000 personas más. Necesitamos integrarnos a la tecnología del Siglo XXI y crear centros tecnológicos en las comunas que puedan llevar clases virtuales y empleo desde las universidades. No más desplazamientos. 

8. El proyecto ciudad paraíso debe salir adelante y encadenarse con los demás proyectos de la ciudad. 

9. La Cámara de Comercio tiene que empezar a trabajar en pro y beneficio de los empresarios. Buscar la manera de evitar la mortandad de las empresas y administrar muy bien los aportes de los pequeños empresarios. La década de las mafias ya se superó

10. Los Caleños debemos creer más en nosotros mismos. Necesitamos activar nuestro amor por la ciudad, fortalecer nuestros valores, olvidar el pasado y recuperar el optimismo que nos ayudará a salir adelante. 

Con estos diez puntos le quiero dar la bienvenida a Cali 2020.