Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Folleto de 1931 de la Biblioteca Anarquista Internacional. Diseñado x José A. Emmanuel. Fuente: https://twitter.com/cleporati/status/1173278976028160003

Copia lo Bello

Por: John Fredy Bustos López

En días recientes llegó a mis manos el libro “La anarquía explicada a los niños” de la editorial Milserifas, en él se ponen de manifiesto los siguientes postulados ácratas (I) ayuda, (II) apoya, (III) labora, (IV) estudia, (V) ama, (VI) protege, (VII) cultiva, (VIII) no tengas esclavos, (IX) trabaja -por el bien de la humanidad- y el que inspira este artículo (X) copia lo bello.

En la columna pasada de esta misma revista, se hacía un llamado al trabajo mancomunado para integrar un objetivo común que trascienda los tiempos administrativos y electorales que dificultan el desarrollo armónico de Cali; a través de la participación más activa de la ciudadanía y el empresariado. Casi un mes después de publicada aquella columna y percibiendo las tensiones que se generan en la opinión pública, considero que el esfuerzo para lograr tales acuerdos pareciese imposible, utópicos, como el anarquismo o cualquier otra idea política.

Leyendo detenidamente los principios anarquistas que contienen ideas como las expuestas por Kropotkin en la “Conquista del Pan” o la “Moral Anarquista” y contrastado con los escritos bíblicos me doy cuenta que aquellas cosas que se consideran totalmente opuestas, conservan puntos de unión, por poner un ejemplo, el anarquismo respecto al trabajo lo ve como un principio de la humanidad y habla de la necesidad del perfeccionamiento de este para dignificar, embellecer y purificar al ser. En similar sintonía la doctrina católica en la biblia (2ts 3:6-15) se habla sobre el deber (humano) de trabajar; y finalmente el Laudato Sí, en el apartado de la Raíz humana de la crisis ecológica, menciona la necesidad de preservar el trabajo, pues “El ser humano es capaz de ser por sí mismo agente responsable de su mejora material, de su progreso moral y de su desarrollo espiritual”. Es decir, en ambos casos el trabajo hace parte del crecimiento físico e intelectual de cualquier ser humano.

Ante este último llamado, y con la desilusión de campañas como “Despide a un mamerto” y “No compre a empresarios uribistas” considero que el llamado a la unión y al diálogo deben ser aún más fuertes, pues las peleas y los shows en los que están metidos los políticos de izquierda, centro y derecha por la captura de la opinión pública no pueden permear la totalidad de la agenda de país en un rifi-rafe que sólo ganan ellos en cada elección.

Y esta no es una postura tibia, es un llamado desde otra perspectiva a copiar lo bueno, a copiarlo a usted, señor o señora lectora, que se levanta todos los días a rebuscarse o laborar para poder subsistir, apoyar a otras familias mediante el empleo y disfrutar de los beneficios que su trabajo le trae para la satisfacción de sus necesidades básicas y ojalá un poco más. ¡Despelúquese! Esa pelea no es suya, lo que puede ganar más allá de un Retwit o un Compartir no se equipara con la satisfacción que genera el producto de su trabajo. ¡Déjelos! que se maten ellos, a fin de cuentas, ese es su trabajo, estar presente en la opinión pública para que usted marque el tarjetón con su nombre y partido.

A cambio de darle a ellos y ellas, le ofrezco el trabajo de un anarquista: “Trabaja por el bien de la humanidad, para que cesen los dolores, para que terminen los sufrimientos, para que la amargura se aleje para siempre. Sé feliz en una humanidad feliz. Sé libre en una humanidad libre” o sí se siente más cómodo sea un cristiano sólido: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38). O sencillamente, copia lo bello.

 Folleto de 1931 de la Biblioteca Anarquista Internacional.  Diseñado x José A. Emmanuel. Fuente: https://twitter.com/
cleporati/status/1173278976028160003
 

Revisado por: Diego Rodriguez Mariaca y Michel Zuluaga (Integrados)