Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Día del Periodista

Cualquier profesión en la que asumas tener criterio, presenta dificultades. Cualquiera. Parece que la inmunidad de rebaño no solo se da para el virus. Si te mimetizas en un grupo “estás salvado”. Pero si te atreves a disentir, a mirar de otra manera, a ver “con otros ojos” viene inmediatamente la andanada.

El reproche se da porque esta no es una cultura que acepte la diferencia. La igualdad, la uniformidad, no desentonar, es básico para sobrevivir “adaptado”.


¿Qué tal lo que sucede con los médicos y médicas que se atreven a opinar sobre tratamientos alternativos? ¿Qué tal lo que sucede con una persona cuyo comportamiento sexual “no encaja” en lo esperado?

Hoy, día del periodista para muchos es muy importante la “inmunidad de rebaño”. La sociedad, el grupo comunitario, los colegas, la opinión pública, te crucifican si te atreves a tener un criterio propio. Por algo un meme maravilloso decía: “¿practicas algún deporte extremo? Si, a veces doy mi opinión”.

Por ello, el día del periodista, no es un día fácil. Es una fecha para reconocer el criterio donde no tienen que existir balas y atentados para “callarte”. La sociedad arrincona de muchas formas, te “cobra” tu criterio y te anula (si puede) porque eres un disociador, atrevido, mamerto y toda esa clase de epítetos descalificadores.

No es fácil caminar con criterio en ninguna profesión y mucho menos en el periodismo. Pero…es una decisión personal cuyo primer compromiso ni siquiera es con el receptor de tu criterio, es contigo mismo cuando sabes que no puedes callar porque es un atentado personal contra ti mismo.

¿No gusto? Lo siento. ¿No encajo? Que pena. Pero no puede ir en contra vía del inquilino interior. Es un día de reconocimiento pero también un día para evaluar que por tener criterio hay que “pagar” un precio personal.