Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Economías solidaria y social.

En el devenir empresarial nos encontramos con cantidad de términos que acuña el gurú político-económico de turno para diferenciar aquello de lo que está hablando y parecer mas innovador, cuando en realidad nos quiere embuchar un refrito. Que economía naranja, que economía circular, que economía social. Yo incluso me inventaré una: la «economía de estadio», que será aquella donde los precios se fijarán por los vendedores en ausencia de competidores y por lo tanto serán mas altos. Claro que algunos de mis queridos lectores dirán: «¡eso es un monopolio!» y tendrán razón. ¿Si ven? A pesar de no ser gurú político-económico, puedo intentar embucharles un refrito.

La economía es una. Pero como es tan grande, variada y compleja, debemos sectorizarla. Debemos subdividirla para poder intentar comprenderla y por eso tenemos divisiones geográficas: la economía familiar, local, regional, nacional, continental y mundial; o divisiones de acuerdo a la actividad económica: economía agropecuaria, industrial, comercial, de las telecomunicaciones, financiera, minera, naranja, circular; o divisiones por como se tratan los recursos: economía azul, verde, sostenible, etc. Podemos dividirla como se nos antoje, pero al final solo tendrán sentido las divisiones que obedezcan a fines prácticos como regulaciones favorables, exenciones de impuestos o fácil financiación para las empresas de esas divisiones.

Hoy voy a escribir sobre la economía solidaria y social. Muchos consideran que son la misma cosa. Veamos si encontramos alguna diferencia que importe desde el punto de vista práctico.

La economía solidaria es aquella donde el objetivo de las prácticas económicas es la distribución y el consumo de los recursos, bienes y servicios disponibles en el mercado de manera cooperativa. Es decir, en ella el capital y los demás medios de producción de un proceso económico se aportan de manera cooperativa, y el producto se distribuye de manera que se maximice el beneficio comun.

La economía social es aquella donde lo que importa no es la propiedad de los medios de producción ni como se distribuya el producto, bien o servicio, pero que en todo el proceso haya beneficios de tipo social.

Si seguimos con esta diferenciación, de la economía solidaria harían parte las cooperativas, los fondos de empleados, las asociaciones, federaciones, confederaciones y demás entidades sin ánimo de lucro. Estas entidades requieren de marco regulatorio especial, pues los asociados no perciben dividendos y hay riesgo de configurarse una captación riesgosa de capital donde el inversionista podría ser defraudado.

hay en el mundo empresarial colombiano, una tendencia cada vez mayor a hacer parte de la economía social

De otra parte, en la economía social estarían las empresas que practican la responsabilidad social, tienen planes de distribución de utilidades entre sus empleados, invierten utilidades en obras sociales, cuidan del entorno social y ambiental al que pertenece, etc. Estas empresas no requieren de régimen legal especial, pues el capital social sigue usándose de acuerdo a aquello para lo que fue recaudado y son las utilidades las que tienen la libertad de invertirse en obras de beneficio social.

Diríamos entonces, que para efectos prácticos, podríamos referirnos a la economía solidaria y/o social como una sola, que contiene empresas reguladas por diferentes regímenes legales, dependiendo de la forma de asociación y propiedad de las mismas.

Si aceptamos la anterior afirmación, podríamos decir entonces que hay en el mundo empresarial colombiano, una tendencia cada vez mayor a hacer parte de la economía social. Los grandes grupos económicos por lo general cuentan con fundaciones a través de las cuales impactan las comunidades de su escogencia con sus donaciones que pueden descontar de sus declaraciones de renta. Y también, aquellas personas jurídicas con ingresos superiores a 33.600 UVT, que mediante el Decreto 1915 del 22 de noviembre de 2017 decidan ejecutar en los municipio identificados como Zonas Mas Afectadas por el Conflicto armado ZOMAC, Obras por Impuestos hasta por el 50% de su impuesto de renta, se considerarían pertenecientes en la economía social.

Pablo Antonio Perez

@paperezvalencia