Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Imagen tomada de: ABC Blogs

¿Es posible correr antes que caminar?

En ajedrez existen diferentes rangos de puntuación ELO para medir los jugadores determinando así su nivel que van desde un jugador principiante hasta un Gran Maestro. Magnus Carlsen es el actual campeón del mundo y quien ostenta la mayor puntuación alcanzada por alguien con 2,882 puntos logrado en abril de 2014. Previo al rango de Gran Maestro está la clasificación de Maestro Internacional. En este rango existen en la actualidad algo más de 3,6000 jugadores en el mundo y para alcanzar este título es necesario cumplir con ciertos parámetros que la FIDE Federación Internacional de Ajedrez – exige, entre otros, alcanzar los 2,400 puntos ELO. La semana pasada Abhimanyu Mishra, con tan solo 10 años, 9 meses y 3 días se convirtió en el Maestro Internacional más joven de la historia y me preguntaba si, como en el ajedrez, en este camino del emprendimiento, la edad no es una condición limitante para alcanzar el título de emprendedor.

Existe demasiada información, sobre todo en internet, que invita a pensar sobre las condiciones y características que debe tener quien quiere convertirse en emprendedor, empresario; pero ¿y la edad qué? Hay quienes sostienen, me incluyo, que es imperativo enseñar emprendimiento desde la escuela. También existen oficinas de emprendimiento en la mayoría de universidades a lo largo y ancho del país y actualmente casi todas las carreras tienen algún tipo de contenido de emprendimiento. También hay otros que consideran, igualmente me incluyo, que para poder ser exitoso en esta misión de emprender y crear  empresa es necesario acumular experiencia y que esto se logra con el transcurrir de los años. En el caso del ajedrez alcanzar un título de Maestro Internacional exige demasiado esfuerzo y dedicación. Aprender teoría de aperturas, memorizar variantes de hasta más de 40 movimientos, estudiar, estudiar y estudiar requiere de mucho tiempo, realmente es una profesión que, como en el caso de Abhimanyu Mishra, la empezó a ejercer a muy temprana edad. Es una muestra que para llegar a ser el mejor es necesario primero anhelarlo y después empeñarse en ello hasta conseguirlo.

La historia de Abhimanyu Mishra muestra que fue su padre quien desde los dos años le enseñó a jugar ajedrez y le ha guiado por este transitar hasta convertirse en Maestro Internacional. Así mismo veo cómo hay padres que le enseñan a sus hijos algunos “pinitos” de emprendimiento y les compran cosas para que ellos mismos puedan vender a sus amigos y así ir desarrollando habilidades comerciales que son base esencial para, después, emprender. Pero, vuelvo y pregunto: ¿se puede alcanzar el rótulo de emprendedor a muy temprana edad? Tenemos casos como Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Bill Gates, que responden a esta pregunta de manera tajante. Así mismo hay casos como el de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” que no fue hasta después de los 42 años que inició su exitosa carrera como uno de los comediantes latinoamericanos más grande de todos los tiempos.

Puede ser frustrante para algunos ver a otros que han alcanzado logros, a su parecer, más altos que los que ellos han podido alcanzar. De estos conozco varios quiénes movidos por la envidia, quizás, quieren adelantar procesos, correr antes que caminar. El tiempo de alcanzar los objetivos es propio de cada quién y así como Zuckerberg creó Facebook antes de los 21, Gómez Bolaños se inventó “el Chavo” a los 42. Si sientes que el tiempo está pasando y no estás viendo lo que quieres te recomiendo lo siguiente:

  • Para cosechar es necesario sembrar: si estás haciendo lo que sabes que tienes que hacer y no ves nada, debes saber que estás sembrando. No pierdas la calma. Hay tantas cosas que suceden bajo tierra antes que se vea el primer brote de la semilla.
  • Acumula experiencia: llena tu maleta de experiencia y aprende de ella. Tanto las buenas situaciones como las malas aportan demasiado y en lo posible no pierdas tiempos en tus jugadas tal como lo hablé en la entrada anterior.
  • No pierdas el norte: un peón jamás llegó a convertirse en dama sin atravesar el campo enemigo sufriendo graves amenazas. De esto hablaré en una próxima oportunidad.

Sigue caminando sin perder de vista la meta.

Felipe Franco

@CamEmprendedor