Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Hechos y acontecimientos que se repiten en Cali

Ante la existencia recurrente de una serie de hechos y acontecimientos que alteran la paz y la convivencia social entre los ciudadanos, las autoridades parecen haber perdido el control de los mismos generándose con ello un clima de incertidumbre e inseguridad, producto de la proliferación de toda clase de conductas antisociales que crecen más rápido que las medidas adoptadas por las autoridades como respuesta, pero que no solo no cuentan con los medios y herramientas para contrarrestarlas, sino que además no disponen de una política integral de control y vigilancia segura y eficiente, inexistente en las actuales circunstancias y que en la mayoría de los casos son reemplazadas por medidas improvisadas y transitorias que poco o nada contribuyen a resolver los graves problemas que afectan a la comunidad caleña.

Por otra parte, los proyectos y programas contenidos en los planes de desarrollo de los distintos alcaldes, no han servido para resolver los problemas que afronta la ciudad como en el caso de la expansión de las ventas ambulantes sin mayor control en el centro, sur, norte, oeste y periferia de la ciudad.

Así mismo sucede con las congestiones vehiculares que se forman en los cuatro puntos cardinales de la ciudad y cuya solución no depende de la construcción y ampliación de nuevas vías que rápidamente son superadas por la afluencia masiva de innumerables automotores en circulación.

Igualmente, el incremento de las invasiones en predios públicos y privados constituyen un fenómeno recurrente agravado por la migración incontrolada de diversos sectores sociales y la inexistencia de una política integral de carácter demográfico y de renovación urbana y construcción de nuevas viviendas.

Desde luego que son varios los factores que desde tiempo atrás han incidido en la multiplicación y agravamiento de los problemas de la ciudad sin que se planteen nuevas alternativas para solucionarlos en el tiempo y menos, medidas de control de parte de las autoridades respectivas que tan solo se limitan a repetir las mismas políticas de siempre, con las cuales crean la ilusión de estar resolviendo los problemas, cuando en la practica lo que hacen es ocultarlos a los ojos de la comunidad.

Esto sucede en medio de una sociedad de caleños que se atiene a los anuncios que se hacen a través de los medios de comunicación por parte de las autoridades que los utilizan para contrarrestar las quejas y las denuncias de los ciudadanos con claros propósitos electorales y politiqueros, cuando no es que anuncian grandes planes urbanísticos y de construcción de infraestructuras viales, parques recreativos y temáticos, cuyas obras se inician pero no se terminan, lo que trae sobrecostos con una buena dosis de corrupción que no puede faltar con la contratación oficial en medio de las alianzas público-privadas muy utilizadas en los últimos tiempos.

La solución de estos problemas implica ante todo un compromiso de las autoridades con los ciudadanos, facilitándoles su participación real y concreta en los asuntos de la ciudad, lo que no ocurre en la actualidad con una administración burocrática que se sitúa por encima de los ciudadanos y a veces en contra de estos, actuando casi siempre en función de determinados intereses particulares, de clase o grupo social, afectándose con ello la gobernabilidad.

Más allá de esta situación, los caleños tendrán que salir del letargo que los embarga realizando las acciones legales y pacíficas para superar dicho estado de cosas.

Veeduría ciudadana por la democracia y la convivencia social

Pablo A. Borrero V.  Luz Betty J. De Borrero

Visitas: 200