Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Indervalle y gobernadora, ciegos ante las necesidades de las personas con discapacidad

El colmo de los colmos. Una turba de gente protestando desde las 7 de la mañana en contra de la toma pacífica de los discapacitados del Valle, quienes reclaman empleabilidad mientras gritan: ¡queremos trabajar! Entre ellos, varios deportistas en condición de discapacidad, como los que se tomaron Indervalle, quienes confesaron, en cubrimiento del Canal 2, que dependen de bonos y estímulos que la dirigencia del Instituto no quiere pagar hasta que no se acabe la toma. 

De un lado de la reja, invidentes y personas con movilidad reducida encadenados para demostrar la precariedad de sus condiciones y de las de sus madres cuidadoras. Del otro lado, personas con todas sus facultades y sus cinco sentidos quejándose porque este mes no les han pagado. 

Ya quisieran muchos colombianos, entre ellos los del gremio de la salud, que solamente les debieran un mes. Pero lo charro no es eso, es sobre todo utilizar a personas con discapacidad un poco más favorecidas porque son deportistas, para ponerlos en contra de las personas de su misma condición, bajo la amenaza de quitarles sus pocos beneficios ganados, mientras la gran mayoría de población con discapacidad sufre de exclusión, pobreza, dificultades para la atención en salud, así como de un desempleo de más del 90%.

¿A usted le parece que esta es la manera de protestar?, dijo uno de los “manifestantes” en sus cinco sentidos.

La forma en que la entidad reprime la protesta es cerrando los baños de discapacitados a quienes desde hace siete días duermen con gran incomodidad en el lugar. 

Parece que a la población discapacitada, que espera reunirse con la gobernadora Clara Luz Roldán, le van a hacer falta medios para hacerse escuchar. Ellos pelean por una vida digna, unas condiciones dignas, nada más. Parece que en esta Colombia alguna gente estuviera más ocupada en pelear y en defender su pedazo, como los perros, que en pensar como seres humanos. 

Vulnerables son todos, pero la actitud grosera y egoísta de los empleados de Indervalle, incluidos sus directivos, deja mucho qué desear y todavía más en medio del desarrollo de los  juegos paralímpicos de Tokio, justas en las que los deportistas colombianos han tenido un papel sumamente relevante.

Para saber más:

Según la ley 1346 de 2009 (Art. 27), el decreto 2011 de 2017 y el artículo 13 de la ley 1618 de 2013 (literal f) del numeral 2), las cuotas de empleados públicos con discapacidad en entidades del estado deben cumplirse so pena de sanción grave (ver artículo 4 de la misma). Ver imagen. 

Visitas: 60