Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

La amenaza del cambio climático es real

Mauricio Salgado Castilla | Pantallazo Notas Para Leer

La ciudad de Glasgow ha colmado todos los titulares: 100 jefes de estado, entre esos el de Colombia, se han dedicado a tomar medidas para mitigar el cambio climático originado por nosotros los humanos. Hay un número que parece una meta sencilla, no pasar de 1.5° centígrados, pero, ¿Qué implicaciones tiene ese 1.° para la vida? ¿Lo que se hace en Colombia es suficiente?

Antes de entender la dimensión de este pequeño número, definamos qué es el cambio climático que tenemos que combatir. De acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), este se entiende como un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial.

La pandemia fue catastrófica para la humanidad, pero fue una oportunidad para evaluar el impacto de la actividad humana sobre el medio ambiente. La Agencia de Energía Internacional (EIA) estimó que en 2020 el mundo requirió un 6% menos de energía, lo que a su vez lleva a una caída de las emisiones de CO2, estimadas en un 6%. Según Carbón Brief, por reducción en la producción de energía eléctrica con carbón, se dejaron de emitir entre 2.000 y 3.000 millones de toneladas de COen la atmósfera. Situación similar a lo encontrado, en menor grado, durante la epidemia de gripe española, la Gran Depresión de 1920 y el fin de la Segunda Guerra Mundial; confirmando que somos los humanos los responsables del cambio climático.

Según Al Gore, tal vez el mayor activista medioambiental, vicepresidente de la era Clinton, cada día la actividad humana genera calor equivalente a 600 bombas de Hiroshima. El problema no es solo el calor: son los gases invernadero, como el dióxido de carbono, CO2, que por día producen 160 millones de toneladas y el metano, CH4, en mucho menor grado, pero que por su estructura molecular absorbe 25 veces más calor que el CO2. Se puede pensar que estos gases son como dejar afuera un carro: el sol pasa por los vidrios y no sale en la proporción en que ingresó, calentándolo más allá de la temperatura externa; ahora si el carro es metano, se calienta 25 veces más que si es dióxido de carbono.

¿Qué tan grave es el cambio climático ahora? Desde que empezó la era industrial, hace ya casi dos siglos, la temperatura del planeta se ha incrementado en 1.2° centígrados.  Por cada grado de aumento, se absorbe un 7% más de agua en las nubes, luego hay un 8.4% más de agua en la atmósfera ahora, que antes de las primeras máquinas de vapor lanzarán a la atmósfera CO2, resultando entre un 3 y un 19% de lluvia adicional; esta es la razón de las inundaciones de Alemania, Bélgica, la de New York producto del Huracán Ida y las que día a día se reciben en Colombia.

Al sur del continente, el río Paraná, el segundo más largo de América, después del Amazonas, con 4.880 km, nace en el sureste de Brasil, atraviesa Paraguay y desemboca en el Río de la Plata en Argentina y es clave para la industria comercial y la pesca, además de fuente de agua dulce para 40 millones de personas; atraviesa la mayor sequía desde 1944.

El Sistema de Información sobre Incendios para el Manejo de Recursos (FIRMS) de la NASA, detectó incendios forestales en todos los cinco continentes en agosto de este año.

La mayor parte de la costa oeste de los Estados Unidos, la meseta africana, el norte de la Península Arábiga, fueron presa de voraces incendios.

En Europa, Italia, España y Grecia, que tienen costa en el Mediterráneo, también estuvieron envueltas en llamas.

En Asia se detectaron incendios en la India, en la región rusa de Siberia, en China, Malasia e Indonesia.

Frank Kreienkamp, del servicio meteorológico alemán dirigiendo un grupo de 39 científicos internacionales reunidos en el WWA, aseveró: «El cambio climático ha aumentado la probabilidad, pero también la intensidad de desastres cómo incendios e inundaciones».

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, NOAA, determinó que julio de 2021 fue el mes más caluroso jamás registrado; se pone de manifiesto que la crisis climática afecta a todo el planeta, con perturbaciones extremas en distintos puntos del orbe.

No hay ningún país libre de las repercusiones: Colombia es responsable del 0,6% de la emisión de gases a la atmósfera; podría decirse que el número es bajo, pero es alto comparado con otros países de la Polinesia o África. El gobierno colombiano se comprometió a minimizar las emisiones de COy CH4, para no pasar a nivel del 1.5° centígrados, lo que sería devastador; la atmósfera recibiría más del 10% de agua, más lluvias fuertes, huracanes, zonas desérticas, el derretimiento de glaciares y los polos, incrementando el nivel de mares. Ciudades cómo Cartagena, Santa Marta, San Andrés, New York, Londres, gran parte de Holanda y miles de islas cómo las paradisíacas Maldivas, en el océano Índico al sur de la India, o las Seychelles en el océano Índico Occidental, justo debajo del Ecuador, desaparecerán, sumadas a cientos de poblaciones sobre todos los océanos.  

Se espera que más de 1,000 millones de personas se convertirán en migrantes ambientales, ya sea por sequías o inundaciones.

En su casa, en su empresa, ¿Qué están haciendo para mitigar el impacto sobre el medio ambiente?

Visitas: 220