Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

La encrucijada del Ministro.

Salud emocional

No la debe estar pasando bien el Ministro de Salud Fernando Ruiz. Y no son fáciles estos días no solo por el problema de la pandemia, vacunas, escasez de camas, sino por sus declaraciones como médico, profesional de la salud, en el 2014 para un programa de Caracol. Muy claro y seguro, desde su ética profesional, argumentó que el glifosato producía, a largo plazo, 10 o 15 años, cancer o linfoma con graves consecuencias para la salud de las comunidades. Dio el nombre de la enfermedad y se sostuvo en su argumentación. En ese momento era médico, dedicado a su profesión, motivado por su ética profesional y consciente de la importancia de sus declaraciones en un medio de comunicación.

Hoy, 7 años después, al servicio de un gobierno que patrocina el glifosato, tiene que decidir de qué lado está. O se traiciona a sí mismo o traiciona al gobierno para el que labora. O renuncia a su ética personal y profesional o renuncia al gobierno que está haciendo algo que él sabe y es consciente, envenena a los seres humanos. Es una encrucijada que pueden vivir muchos seres ante los “compromisos” políticos, sociales o económicos, donde hay que decidir una lealtad. Para el Ministro no es fácil y tiene que decidir si antes que Ministro es médico. O si le gano el interés político a su profesión y compromiso.

Ser coherente no es fácil. Ajustar la ética de acuerdo a las circunstancias no es un camino recto. Si no renuncia, aún todas sus decisiones sobre salud, desde el ministerio que maneja, caerán bajo un manto de duda. A quien proteja? A quien le es leal? Como créele a un hombre que prefirió ser político a asumir su compromiso de médico? Bueno, me estoy adelantando. Puede que renuncia y entonces, será un hombre de admirar. Un médico al servicio de su profesión y no de intereses políticos del momento. Esta novela continúa…

Gloria Hurtado – Psicóloga