Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Miniciclorrutas.

La cifra me dejó boquiabierto, tal vez de tanto bostezar esperando que pasaran los esporádicos ciclistas.

Corriendo el riesgo de ser considerado un desocupado, debo confesar que el martes pasado estuve desde las 7:00 hasta las 8:00 de la mañana en la calle 52 con avenida 6N, contando cuantas bicicletas pasan por ese sector utilizando parte de la nueva cicloinfraestructura en que el Municipio de Santiago de Cali acaba de invertir 9.600 millones. La cifra me dejó boquiabierto, tal vez de tanto bostezar esperando que pasaran los esporádicos ciclistas. Fueron un total de 17 bicicletas sumados ambos sentidos de la calle 52.

Faltaría ver en que estudio de caracterización de tráfico se apoyó el municipio para decidir que en la calle 52 se requería una franja exclusiva para bicicletas, en detrimento de los automotores que ahora tienen que ver afectada su movilidad en una calle mas estrecha.

Faltaría ver también que estudio econométrico predice la tendencia de los habitantes de esta zona de Cali a cambiar su costumbre de ir al trabajo en automotores por la práctica de ir en bicicleta, justificando así las inversiones realizadas.

Por ahora parece que los mayores beneficiados por esta nueva cicloinfraestructura fueron el contratista y los proveedores de tachas reflectivas.

La verdad es que los caleños de esta zona puede que salgan a ciclopaseos, pero al trabajo van en carro con aire acondicionado, en moto, en MIO, taxis, UBER o hasta bamberos, y muy pocos en cicla.

También se requiere que los ciclistas aprovechen la cicloinfraestructura y no como en la avenida 3N donde existe una buena cicloruta de doble via, independiente de la calzada de automotores, y me ha tocado presenciar ciclistas arriesgando su vida sin necesidad, al transitar en la via destinada a los automotores.

Los expertos en movilidad del municipio han decidido que la cicloinfraestuctura se debe construir a partir de reducir el ancho útil para los carros de las calles en las que pasan, y decidieron que las vias de mas alto tráfico era por donde había que trazar las ciclorutas. Entre otras cosas, el ancho recomendado para ciclorutas de un sentido es de 1.5 metros, no de 1 metro como la miniciclorruta que hicieron en la calle 52. Probablemente personas menos expertas y con mas sentido comun, habrían pensado en ciclorutas por vias paralelas a las principales y con menos tráfico de vehículos automotores, dejando franjas mas anchas para el paso de las bicicletas y sin afectar aun más las ya atestadas vias principales.

No me malentiendan. Estoy a favor de reducir la contaminación y la congestión vehicular; de la protección a los ciclistas también. Pero no se puede hacer inversión por hacerla. Se debe planear y no porque se disponga de un espacio precario para su tránsito, van a surgir espontáneamiente ciclistas que lo usen. El uso de la bicicleta como medio de transporte dependerá, además de la infraestructura, de la distancia entre el origen y el destino de cada usuario, de la seguridad, del clima y de una cultura ciclistica. No es muy viable que una persona viviendo en el norte y que trabaje en el sur o viceversa, escoja la bicicleta como medio habitual de transporte, menos aún si se tiene en cuenta que hasta mayo de 2019 se habían reportado  130 casos de hurto de bicicletas en Cali.     

Si de reducir la contaminación y mejorar la movilidad se trata, creo que el camino es mejorar el transporte público, encontrar maneras de frenar el aumento del parque automotor privado y cambiar los vehiculos de motor de combustión por vehiculos con motores eléctricos.

Sin embargo nuestras autoridades seguirán copiando medidas aplicadas en otros sitios sin siquiera pararse a pensar si aquí convienen o si se pueden mejorar. Por ejemplo se adoptó el pico y placa para evitar los trancones y después decidieron que aquellos que no quisieran tener pico y placa simplemente pagaban la tasa por congestión. Como si la congestión vehicular se solucionara con pagar una tasa al municipio. Y si todos pagan la tasa de congestión ya no se presentarán los trancones en hora pico? Pero eso es tema para otra columna.

Volviendo a las ciclorutas, en el futuro, si la ciudad logra invertir el actual crecimiento horizontal por un crecimiento vertical, una densificación del centro, es muy probable que aumente el uso de bicicletas como medio de transporte. Por ahora, la tendencia será, supongo yo, el incremento del uso de la motocicleta.

PABLO ANTONIO PEREZ VALENCIA.

@paperezvalencia