Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Pensamientos sobre el cambio de infraestructura de transporte en Colombia

Dicen que todas las crisis traen sus oportunidades.

Yo no puedo decirles cual va ser la solución a la actual crisis social, ni como se van a resolver los problemas que la protesta social ha dejado al descubierto en nuestra infraestructura de transporte y productiva.

Lo que si puedo decirles, es que sin importar como termine la actual crisis, cuando todo pase, tendremos que reconstruir la infraestructura que se ha perdido y tenemos la oportunidad de no cometer los mismos errores que hasta ahora se han tenido.

No puede ser que a menos de una semana de bloqueos viales se presenten desabastecimientos de alimentos en la mayor parte del país. Hay varias razones por la que esto se da, pero nuestra dependencia de las carreteras y el haber abandonado la infraestructura férrea es una de las principales. Además de eso, la falta de infraestructura de servicios en las zonas rurales de los municipios y la dificultad de acceso al crédito, hace que nuestros jóvenes campesinos de las pequeñas parcelas, se desplacen hacia las ciudades y dejen la actividad agrícola, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria local.

Otra falencia que ha dejado en evidencia la actual protesta es que tenemos una inmensa dependencia de los combustibles fósiles. A los cuatro dias de protestas, escaseó el abastecimiento de combustibles en la mayoría de las ciudades. Tenemos en riesgo la recolección de basura, el transporte público, los servicios de urgencias y atención de desastres así como el abastecimiento de alimentos y de insumos médicos por no haber iniciado un programa masivo de cambio de vehículos movidos con combustible fósil por vehículos de tracción eléctrica.

Cuando la situación actual mejore, que espero sea pronto, y tengamos que reconstruir nuestra infraestructura, debemos aprovechar la oportunidad en los municipios y gobernaciones de desoír las recomendaciones de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) y del Ministerio de Minas y Energía, e invertir en fuentes de energía alternativas a los hidrocarburos sin pasar por el gas natural como combustible de transición.