Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Pensamientos sobre el Plan Energético Nacional 2050. Capítulo 3.

Consideraciones sobre los escenarios futuros contemplados en el PEN 2050.

En esta columna vamos a continuar con mis pensamientos con respecto al Plan Energético Nacional PEN 2050. Como lo anuncié en la columna anterior, ahora vamos a ver los escenarios futuros previstos por la Unidad de Planeación Minero Energética UPME.

Puede interesarle Pensamientos sobre el Plan Energético Nacional 2050. Capítulo 1.

Dándole una mirada a las perspectivas internacionales y regionales sobre los posibles futuros en materia energética, la UPME identificó cuatro áreas de acción clave que determinarán los posibles patrones de comportamiento de la demanda y la oferta de energéticos entre 2020 y 2050.

  • Oportunidades en el sector energético, eficiencia energética y FNCER (Fuentes No Convencionales De Energía Renovable),
  • Transformaciones en movilidad,
  • Políticas ambientales y climáticas, y
  • Tendencias demográficas, crecimiento económico y dinámica de precios de los energéticos.

Con base en el comportamiento de las variables en estas áreas de acción se definieron tres posibles escenarios para el PEN 2050, los cuales son:

  • Escenario BAU (Business as Usual). En caso de continuar produciendo como veníamos, la UPME estima que para el 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) serán 1330 toneladas de CO2e (dióxido de carbono emitido).
  • Escenario 266.  El gobierno nacional se comprometió en el marco de la Conferencia de Cambio Climático de París de 2015 (COP21) en cumplir para 2030 con una meta de reducción de gases de efecto invernadero del 20% correspondiente a 266 toneladas de CO2e. Para lograrlo, estableció metas en los documentos CONPES de Crecimiento Verde, Mejoramiento de la Calidad del Aire y el de Edificaciones Sostenibles.
  • Escenario Nuevas Apuestas. En este escenario se contempla un futuro en el que se logre reducir las emisiones de GEI en al menos un 30% para el año 2030.

Le puede interesar mas sobre la contaminación del aire.

Claramente entonces, el gobierno colombiano le apunta a obtener unas reducciones de al menos 266 toneladas de CO2e para el año 2030, y aspira lograrlo a través de las acciones que lleven a las metas establecidas en los documentos CONPES de Crecimiento Verde, Mejoramiento de la Calidad del Aire y el de Edificaciones Sostenibles.

En el CONPES 3934 de 2018 de Crecimiento Verde, de once estrategias que se plantean para impulsar la bioeconomía, promover el desarrollo del sector forestal, posicionar los negocios verdes y sostenibles como un modelo de negocio rentable para el país, entre otras, solamente una: promover condiciones que permitan una mayor penetración de energías renovables, podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país. De hecho, a pesar que a noviembre de 2019 Colombia contaba con 1414 Negocios Verdes verificados por Minambiente, aproximadamente el 20% correspondía a Ecoturismo y Hotelería, el resto correspondía mayoritariamente a producción de bioproductos y cultivos forestales, y por lo tanto podemos deducir que estas actividades no están aportando a la reducción de las 266 toneladas de CO2e.

En cuanto al CONPES 3943 de 2018 del Mejoramiento de Calidad del Aire, de acuerdo al diagnóstico, se estableció que la mayor causa de deterioro de la calidad del aire es la proveniente de los vehículos de combustión interna particularmente en las ciudades de Bogotá, Medellín y Cali. Consecuentemente, se plantea renovar y modernizar el parque automotor, actualizar los parámetros de calidad de los combustibles y biocombustibles, y se realizará el seguimiento y control a través del Mintransporte, Minambiente y las secretarías de tránsito. En este caso no es claro cómo se va a lograr la renovación y modernización del parque automotor pues tradicionalmente lo que ha pasado a pesar de los programas de chatarrización, es la permanencia de los vehículos viejos en el parque automotor cuando ingresan nuevos vehículos.

De otra parte, y con respecto al CONPES 3919 de 2018 Política Nacional de Edificaciones Sostenibles, este se centra sobre las características de ahorros en consumo de agua y energía tanto en la fabricación de los materiales para la construcción, como en la construcción y operación de las edificaciones y en la medida que en esos procesos se logren reducir emisiones, así contribuirá con la meta de reducir mínimo 266 toneladas de CO2e en el año 2030.

Parece que el gobierno y la UPME están basando sus esperanzas en que, sin tomar acciones claras y decididas, el sector productivo y del transporte del país, milagrosamente cambien su manera de actuar en la pos pandemia y decidan reducir las emisiones de CO2e, gracias a su recién encontrada conciencia medioambiental y cubriendo todos los costos que el cambio tecnológico requiera con sus ya reducidos recursos económicos.

PABLO ANTONIO PEREZ VALENCIA.

@paperezvalencia

Para leer el capítulo anterior: https://cecane3.com/pensamientos-sobre-el-plan-energetico-nacional-2050-capitulo-2/