Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Preguntas y respuestas para un Valle del Cauca viable económica, social y medioambientalmente.

Hoy quisiera compartirte algunas preguntas y respuestas acerca de la transformación urbanística de nuestra ciudad y el futuro sostenible que nos depara.

Muchos de nosotros hoy nos sentimos preocupados por la situación de crisis que vive el país y por supuesto la ciudad. Muchos nos preguntamos acerca de:

1. ¿Cuál es la fuente principal de ingresos de Cali y sus alrededores?

2. ¿Cuál es nuestra principal vocación económica?

3. ¿Cómo reducimos los niveles de inequidad de la ciudad?

4. ¿Cómo construimos un modelo de ciudad viable desde el punto de vista económico, cultural y medioambiental?

A estas cuatro preguntas yo respondería:

1. En realidad los caleños y vallecaucanos desconocemos en sí cual es la principal fuente de ingresos de la ciudad. El artículo El turismo debe ser el Norte de nuestra región nos introduce en la compleja situación que vive la industria azucarera en el mundo, lo cual, ha golpeado, por supuesto, al Valle del Cauca y las oportunidades que tenemos en el sector de turismo. Un turismo cultural y etnográfico requiere primeramente realizar un cambio interno positivo en el que podamos resolver los traumas y las heridas históricas de nuestras culturas negra, indígena y española. Una vez resuelto este saldo interno podremos avanzar más adecuadamente a la construcción de un producto turístico de calidades internacionales. En el artículo Valle del Cauca una joya no descubierta se enseña aquellos elementos propios y característicos de nuestra cultura que nos permitirán hacer de nuestro producto turístico una joya en el mercado internacional.

Granja solar – Yumbo, Valle del Cauca
Imagen tomada de: buenaventuraenlinea.com

2. Yo creería y apostaría por las industrias culturales y el turismo etnográfico y ecológico como nuestra principal vocación económica. El artículo La vocación económica del Valle del Cauca nos introduce en aquellos elementos que nos pueden diferenciar en el mercado y hacer de una visita a nuestro departamento una experiencia única e irrepetible.

3. La mejor manera de reducir la inequidad en la ciudad sería rehabilitar las rondas de los ríos como ejes ambientales y peatonales. Los vendedores de calle perciben sus ingresos desde los espacios públicos y habilitar dichos espacios para garantizar el flujo de los recursos sería una propuesta capaz de generar hasta 500.000 empleos para la ciudad. El artículo Reducir la pobreza de Cali y recuperar el río nos lleva a una serie de planteamientos de fondo que nos permiten entender cómo la recuperación de la ronda del río y un eje ambiental ayudará a la paz de nuestro país. De otro lado, las tecnologías financieras que están revolucionando el mundo actual nos permiten crear sistemas de compensación económica capaz de irrigar los recursos a las comunidades ribereñas de nuestros ríos. El artículo Blockchain para limpiar nuestro río nos introduce a las finanzas descentralizadas para la implementación de modelos de economía mejor distribuidos y equitativos.

Área metropolitana de Santiago de Cali
Imagen tomada de Wikipedia.com

4. Por cuarto punto Cali debe apoyarse de las demás ciudades intermedias para resolver su problema de déficit habitacional de vivienda. Es necesario, de igual modo, reconstruir el modelo económico para poder dar acceso a vivienda digna para las clases menos favorecidas. Es necesario habilitar suelo urbanizable, escriturar los terrenos a los cabildos indígenas y a las comunidades afro, de manera que tengan mayor libertad para trabajarlo y producirlo. El artículo un modelo de crecimiento basado en las ciudades intermedias nos introduce a este modelo de ciudad región interconectada mediante la tecnología Blockchain. Las viviendas sociales pueden ser, además, auto-sostenibles. En el enlace cómo iniciar un diseño permacultural en el Valle del Cauca puedes ver un modelo de vivienda social auto-sostenible que podría resolver las problemáticas habitacionales de la ciudad. Este modelo de vivienda puede, a su vez, ir acompañado de una distribución equitativa de terrenos cultivables para la seguridad alimentaria.