Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

¿Quién es David Vélez, el colombiano que ingresó a la lista Forbes?

Fuente: Portafolio.co

Conozca el perfil del fundador y CEO de Nubank, quien es considerado el segundo colombiano más rico del mundo.

El fundador y CEO de Nubank, David Vélez, nació en Medellín el 2 de octubre de 1981 en el núcleo de una familia de emprendedores paisas.

Desde muy pequeño, David sintió un llamado hacia el mundo del emprendedurismo. El mantra de su familia era “hay que emprender, hay que hacer el propio camino”. Su primer trabajo lo tuvo a los cuatro años de edad, en la fábrica de uno de sus tíos, en la que seleccionaba y organizaba botones. Ganaba poco, pero esta fue la piedra angular de su primera inversión.


David y su familia se mudaron a Costa Rica en los años 90 cuando él tenía 9 años. Fue allí cuando decidió comprar, con sus ahorros una vaca que, con el paso de los años, creció y se convirtió en un rebaño de seis.

Tiempo después, David viaja a Colonia (Alemania), para estudiar Matemáticas. A su regreso, vendió el rebaño por 600 dólares y usó este dinero para viajar a Estados Unidos y estudiar ingeniería en la Universidad de Stanford, institución reconocida por haber sido la cuna de varias empresas de tecnología.

Para ese momento, ya tenía 19 años pero su meta estaba clara y el objetivo de crear empresa no salía de su mente. Siempre admiró las empresas de Silicon Valley, la tierra de los unicornios, lo que aprendió allí lo llevó a pensar por muchos años en cumplir su sueño de emprender. Aunque no estaba muy claro en ese momento, las experiencias que estaba por vivir le ayudarían a darle forma.

En el 2005, David se graduó de Stanford. Ese mismo año comenzó a trabajar como analista de la banca de inversiones de Morgan Stanley, donde estuvo hasta 2007 cuando se incorporó a General Atlantic en una labor que lo conectaba de nuevo con su tierra de origen, ya que era responsable de estructurar el programa de inversiones dirigido a América Latina.

En el 2010 se aboca a estudiar un MBA en su alma mater, Stanford. Un año después, Sequoia Capitals, la empresa norteamericana de capital de riesgo, lo contrata para ser el responsable de las inversiones en LATAM y liderar el proyecto de abrir una oficina en Sao Paulo (Brasil). Fue precisamente en Sao Paulo donde comenzaría su camino de emprendedor. Una experiencia terrible le daría la idea para su proyecto.

Al llegar a la ciudad, se dirigió a una sucursal bancaria para abrir una cuenta de ahorros. La experiencia fue una verdadera pesadilla. Para ingresar a la sucursal, custodios de seguridad lo recibieron armados y quedó atrapado entre las puertas giratorias y los detectores de metales. “Me sentí como un criminal, y lo único que quería era acceder a uno de sus servicios”, describe Vélez. Una vez que se convirtió en cliente, Vélez se enfrentó a tarifas abusivas, tasas de interés altísimas y un servicio al cliente pésimo.

Sin entender cómo los brasileños podían aguantar esas horribles experiencias bancarias, frustraciones y dolores de cabeza, David pensó que alguien debía crear una solución a ese problema. De esta incómoda experiencia, surge la idea de crear un banco 100% digital, sin sucursales, sin burocracia y sin tarifas abusivas, que ofreciera una experiencia simple, humana y transparente a sus clientes. Fue así como nació Nubank.

En el comienzo, las cosas no fueron fáciles. Todos le dijeron que estaba loco: que se enfrentaba a una de las industrias más poderosas y concentradas del mundo, que la regulación nunca permitiría la entrada de nuevos jugadores y, sobretodo, que un extranjero nunca podría triunfar en crear un banco en Brasil. Sin embargo, David no se rindió. Su experiencia en Silicon Valley le había enseñado que vale la pena invertir en el pequeño que desafía al gigante, ya que si bien el riesgo es grande, también lo es la oportunidad de cambiar radicalmente una industria.

Con esa convicción, David se dedicó a construir las bases de lo que hoy es Nubank. Sabía que había dos puntos centrales que garantizarían el éxito o el fracaso del proyecto: el equipo y el capital. Se dedicó, entonces, a buscar socios que compartieran su visión y con habilidades complementarias para fundar la compañía. Así fue como conoció a la brasileña Cristina Junqueira y el americano Edward Wible. También buscó el apoyo de inversores que entendieran el potencial de lo que una empresa como Nubank podía lograr y recibió una inversión inicial de Sequoia Capital y Kaszek Ventures por 2 millones de dólares.

Con estas inversiones y el equipo completo, en una pequeña casa rentada en Rua Californa, en Sao Paulo, la magia comenzó. En mayo de 2013 el trío fundó Nubank e iniciaron operaciones el 1 de abril de 2014 con el lanzamiento de una tarjeta de crédito con cero cuota de manejo para un grupo reducido de amigos y familiares. Cinco meses después, lanzaron el producto al público.

A partir de ahí, Nubank alcanzó lo que muchos creían imposible. Vélez y su equipo se habían propuesto alcanzar el millón de clientes en 5 años, lo lograron en sólo dos. Recibieron varias rondas de inversión que le permitieron escalar sus operaciones y crecer rápidamente. Con el tiempo, robustecieron su cartera de productos con el lanzamiento de una cuenta digital de ahorros, servicios para emprendedores y pequeñas empresas, y adentrándose en el universo de los préstamos personales.

Así es como, paso a paso, Nubank fue acelerando su crecimiento para convertirse en Unicornio. En 2018, Nubank logra su Serie E y recibe US$150 millones de sus inversores. Para el siguiente año, la compañía alcanza el 100% de los municipios brasileños y es catalogada como «La Empresa Más Innovadora de América Latina» por la revista Fast Company y como «El mejor banco de Brasil», según la revista Forbes.

Además, comienza con su plan de internacionalización y anuncia el 9 de mayo su llegada a México. Abre una oficina en Argentina y cierra el año celebrando la Serie F por una inversión de US$400 millones.

Actualmente, la compañía cuenta con 30 millones de clientes en Brasil y México, es el sexto banco más grande de Brasil, el banco digital independiente más grande del mundo, cuenta con más de 2700 empleados de más de 30 nacionalidades y ha recaudado alrededor de US$ 820 millones en siete rondas de inversión A la fecha, la compañía ha realizado tres adquisiciones: la consultora PlataformaTec, Cognitect, la empresa estadounidense de consultoría de software, y Easynvest, la plataforma líder de inversión digital en Brasil con 1,5 millones de clientes.

En 2020, Nubank ha diversificado aún más su cartera de productos con el lanzamiento de Seguros de Vida y adentrándose en la industria de las inversiones. Fue en este año que Vélez alcanzó uno de sus más grandes sueños. “Después de 30 años y 30 millones de clientes, regreso a mi país”, expresó en una carta abierta. En Septiembre de 2020, David Vélez viajó a Colombia, su país natal, para anunciar con orgullo la llegada de Nubank al territorio nacional bajo el nombre de Nu. La misión de la compañía es liberar a los colombianos de la burocracia y complejidad del sistema financiero, para devolverles el control de su dinero.

“Regreso a Colombia a emprender en un sector muy concentrado. Regreso a Colombia pensando en los más de cincuenta millones de colombianos que actualmente están pagando comisiones exorbitantes y recibiendo un servicio regular, o que simplemente nunca se sintieron bienvenidos en la sucursal de un banco. Regreso a Colombia para crear ese impacto positivo que desde niño siempre anhelé para mi patria. Regreso para intentar contribuir con un granito de arena en la construcción de este país tan hermoso, tan cálido y tan querido”, David Vélez, CEO y fundador de Nubank.

Visitas: 53