Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Retos que plantea el COP26 en Glasgow

Los retos que han impuesto los países que participan en el COP26 en Glasgow (Escocia) para reducir, por ejemplo, el 30% de emisiones de gas metano que permanece por décadas en la atmósfera o, el dióxido de carbono (CO2) que se mantiene por siglos en la misma, constituyen en la práctica un esfuerzo muy limitado e imposible de lograr en las condiciones de existencia y desarrollo de la sociedad capitalista comprometida con la explotación rapaz de los recursos naturales y el deterioro histórico del medio ambiente derivado del afán de lucro de los monopolios y del capital financiero, incapaz de resolver los graves problemas atinentes a la protección y mejoramiento del medio natural.

Esta situación es en la actualidad objeto de innumerables estudios e investigaciones que se realizan en diferentes países, muchos de las cuales oscilan entre el pesimismo por el advenimiento de una catástrofe inminente o los optimistas que consideran que emitiendo “bonos verdes” para financiar la disminución del CO2 es posible mitigar los problemas que se generan con la contaminación del aire, los ríos, mares, bosques, tierras, atmósfera, cambios bruscos del clima, etc., que empeoran de manera sustancial y sistemática el ambiente natural, en tanto que las medidas estatales de regulación jurídica no son suficientes para contener la contaminación, como sucede con el entorno aéreo y acústico de varios países del mundo desarrollado y emergente.

El presidente Iván Duque presentó en la cumbre del COP26 que se realizó en Glasgow un proyecto para mitigar el cambio climático y llegar a la “neutralidad total en los próximos 30 años”. Para obtener dicho propósito con objetivos específicos para el año 2050, se deben cumplir varios pasos. En este sentido se plantea cubrir el 100% del territorio nacional con información a la población sobre la manera de adaptarse al cambio climático.

Por otra parte, se afirma que debe terminarse con la deforestación en un mínimo de 4.5 millones de hectáreas. Así mismo, se considera necesario utilizar las tasas de aprovechamiento de varios materiales como el cemento, hormigón, vidrio, madera, textiles, conjuntamente con el uso de la tecnología para mejorar la competitividad.

Desde el punto de vista social plantea la necesidad de aumentar el pregrado técnico, tecnológico y profesional y el postgrado para que contribuyan con la descarbonización del medio ambiente y la formalización del empleo.

En el sector agropecuario considera necesario para el 2050 el uso de nuevas tecnologías y mejores prácticas con el fin de garantizar la seguridad alimentaria, la productividad, las exportaciones y la liberación del 40% de la tierra utilizada para la ganadería y destinada para la restauración del ecosistema natural. Otro de los retos consiste en establecer un nuevo desarrollo urbano de carácter integral acorde con la efectividad de los recursos y el cambio climático.

Finalmente, los objetivos de este plan se enfocan en el cambio climático a 30 años por medio del aprovechamiento de las fuentes renovables de energía aplicables al transporte no dependiente de los combustibles fósiles. En el último paso o reto, el presidente Duque se refirió a la necesidad de aumentar la capacidad de la población para adaptarse al cambio climático en articulación con los determinantes sociales y ambientales de la salud, a todo lo cual se sumó la propuesta de proteger el entorno marino del Pacífico para lo cual debe contarse con otros países del continente. A todo lo anterior se suma el acuerdo con el BID para la financiación hasta por 1.200 millones de dólares para el desarrollo y financiación de dichas propuestas.

A diez meses de terminarse la administración del presidente Duque, resulta, por lo demás, utópica la realización de tales retos, con lo cual el gobierno no podrá adelantar dicho proyecto y ni siquiera sentar las bases económicas, políticas y financieras para garantizar su desarrollo más allá de los límites consignados en las declaraciones formales que asumen los líderes de la citada cumbre climática, como sucedió en el inmediato pasado con los acuerdos de París, en tanto el planeta y la humanidad no podrán superar los cambios que surgen de las relaciones entre el hombre, la naturaleza y la sociedad sino de la mano del conocimiento científico y las nuevas tecnologías y de la colaboración de todos los países dispuestos a afrontar los problemas del cambio climático con consecuencias para toda la humanidad que exige soluciones globales acordes con los intereses y necesidades de toda la sociedad.

Visitas: 265