Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Salud emocional (220)

La duda.

Existen muchas maneras de hacer daño. En el terreno físico y en el terreno emocional. Un puño puede ser contundente, pero una ridiculización puede lastimar por mucho tiempo más, porque las palabras acompañan de por vida. La violencia de los seres humanos nacida de la dificultad para aceptar lo diferente, o de la imposibilidad para manejar la frustración, hace que las emociones desagradables se descargue en el otro u otra. Somos responsables de nosotros mismos y del impacto de nuestras vidas en los demás.

Estados Unidos no ha terminado el proceso de elección de su presidente porque no se aprendió a perder. Trump no logra aceptar la frustración de no haber ganado. ¿Pero qué es lo más complejo de lo que se está viviendo? Se dedicó a sembrar la duda.

Está empecinado en enlodar el proceso de elección y 70 millones de personas dudando no son fáciles de lidiar. Sembrar la duda para generar incertidumbre, veneno, dolor, desconfianza, ese daño será irreparable. Y la huella del fraude se “pegará” a la vida cotidiana de los norteamericanos y será la venganza inconsciente de un hombre enfermo que no supo perder. Como nunca esta al descubierto lo que es el narcisismo. Es una fotografía catastrófica pero real. Paso por encima de lo que sea pero no pierdo. El legado de Trump: sembrar la duda, cercenar la confianza y sumir a un país en la incertidumbre por el solo hecho de no aceptar la contundencia de los hechos. Está cuestionando a las instituciones, cuestionando la legalidad. Cualquiera que sea el desenlace el daño ya está hecho.

Por: Gloria H.