Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Salud emocional (234)

Por: Gloria H.

La ciencia atrapada en su laberinto.

Con los métodos e instrumentos actuales la Ciencia no puede detectar (ni probar) situaciones que estén por fuera de la tercera dimensión. De la manera más elemental pregona “lo que no puedo probar no existe”. Un círculo vicioso.

No existe porque no lo puede probar pero tampoco tiene instrumentos para comprobarlo. Y allí “congelada” en un esquema de “comprobación” y objetividad deja por fuera el campo de la experiencia y de la subjetividad que tanto le tallan. A la ciencia y a los científicos. Porque el investigador no puede tener sentimientos y las corazonadas o intuiciones no pueden ser el motor que mueva a la Ciencia. Sólo es válido lo que surge de una hipótesis y se pueda comprobar en laboratorio.

El físico Freedman Dyson, colega de Einstein en Princeton y uno de los físicos más respetados dice: “estoy convencido de que la percepción extrasensorial existe, como sugiere la evidencia anecdótica, pero no puede ser probada en la actualidad con los torpes instrumentos de la ciencia. Mi hipótesis es que estos fenómenos existen pero pertenecen a un universo mental demasiado filudo y evanescente para casar con los rígidos controles de la ciencia de nuestra época”.

Mientras, el mundo se mueve a velocidad supersónica. La información que no encaja en la tercera dimensión hacen tambalear a un grupo de científicos que no sabe cómo explicarse situaciones que ellos denominan “anómalas”. Ni siquiera se atreven a comentarlas por miedo a que los tilden de locos. En “Conocimiento extraordinario”, Elizabeth Lloyd Mayer, doctorada en Stanford y con todos los cartones posibles, trae ejemplos de colegas “avergonzados” por lo que viven en su experiencia diaria. ¡Y no se atreven a hablar! Mientras la “otra” ciencia, aquella conformada por hombres y mujeres preparados pero con mentalidad abierta y “atrevida”, capaces de escuchar lo que está sucediendo, aportan información y datos que hacen tambalear los viejos conocimientos.

Radiónica, corazón con cerebro, ADN que se modifica, campos mórficos, Resonancia, sanación con manos, enfermedades que hablan, mundos paralelos…en fin, tantos conocimientos que desbordan el saber y al que nos vemos a gatas para alcanzar a conocer, digerir e integrar como quisiéramos.

La vieja ciencia enfrentada a la nueva mirada, tratando de aferrarse a la razón por miedo de pisar un terreno que la asusta por lo que tiene de trascendente. La crisis de la ciencia nos “toca”, tiene que ver con nuestra vida porque los nuevos saberes brindan opciones para despertar consciencia, aportan informaciones básicas para explicar el sentido del existir, contribuyen a distanciar del mundo material y consumista.

Pero sobre todo, nos dan la libertad de ser, nos entregan todo el poder sobre nuestro propio mundo, somos constructores de nuestras propias decisiones, de nuestras enfermedades, de nuestras relaciones. Le devuelven al ser humano el poder sobre su propia vida: no son los demás los que determinan, somos nosotros mismos por lo tanto nadie nos hace daño.

El poder de ser, de crear, de evolucionar está en nosotros. Nos conectan con la naturaleza, con el cosmos, somos parte de un todo y por lo tanto responsables del devenir universal. Imagínese, si usted puede modificar su propio ADN, como ya está comprobado por la “nueva” Ciencia, piense ¿qué no podremos llegar a lograr con la conciencia de ser artífices de nuestro propio destino?