Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

8 meses después de la violación de la niña indígena, no había pasado nada. Hoy una investigadora preguntó:  ¿qué había pasado? y, ¿por qué de la demora? Se le respondió:

  1. Que era muy difícil conseguir alguien que hablara los 2 idiomas, el español y el macu, para poder hacer bien la traducción y conocer los hechos.
  2. Que la región queda  más o menos a 10 horas del Guaviare.
  3. Solo se va a abrir el proceso de los 8 militares por el caso de la niña Nukak Makú, la procuraduría abrió investigación disciplinaria a los 8 militares por la violencia sexual a una niña de 15 años de edad de la etnia Nukak Makú en el Guaviare.
  4. Los militares son:
  • El sargento segundo Jhon Alex Trujillo  Torres.
  • El cabo tercero Diony Santos León.
  • Y los soldados regulares: Cristian Albeiro Fernández Montoya, Omar Duvan Martínez Quintero, José Fernando Ramírez Rentería, Andrés Alfonso Ortiz Muñoz, José Luis M Castañeda,  Darién León Sánchez Sierra.
  • Todos son del batallón de infantería  de selva número 19

La vicefiscal MARTHA MANCERA habló de la investigación de la violación de la niña indígena Nukak Makú y de 12 casos más; en 3 de ellos hace un señalamiento contra miembros del ejército, pero dijo que la prioridad estaba en el caso de la menor de 15 años.

La disculpa que se le dió de la demora fueron los puntos  1 y 2.

El viernes pasado, el Fiscal General Francisco Barbosa, ordenó que un equipo de medicina legal, fuera al territorio para comenzar la investigación  con un intérprete, que ha sido la mayor disculpa para demorar 8 meses el comienzo de la investigación.

El caso de esta niña indígena tiene horrorizado y avergonzado al país y a nosotras las feministas nos tiene indignadas. No hay derecho a que esta investigación se haya demorado tanto tiempo en comenzar y que el país no hubiera tenido conocimiento del hecho sino mucho tiempo después.

LA UNIÓN DE CIUDADANAS DE COLOMBIA CON SU ESCUELA DE CIUDADANÍA LA RUTA PACÍFICA  “TRENZANDO SABERES Y PODERES”,  viene trabajando hace muchos años para que en este país se logre entender la situación real de sus  mujeres.

Claro que desde hace 86 años que yo nací a hoy ha “corrido mucha agua en el río Cali”

  • Pudimos entrar a estudiar.
  • Pudimos votar (Dios mío, como eso lo viví yo, que cosa tan dura).
  • Participamos en actividades económicas, sociales y culturales, aprendimos en algo a enfrentarnos  al poder patriarcal “no mucho, pero algo”.
  • Se ha investigado poco, muy poco, sobre la mujer urbana y menos sobre la rural, y mucho, pero mucho menos, sobre la negra y la indígena.
  • Podemos decir en “carrera mar” como lo exige este artículo, que la mujer rural estaba tan mal, pero tan mal, que resolvíó migrar a las ciudades, como fue el caso de Cali, contribuyendo a  urbanizar la ciudad. Y con aquellas campesinas llegaron muchas indígenas “que sin querer queriendo” trajeron a sus hombres para buscar también mejores oportunidades.

Hay que aclarar que las mujeres negras e indígenas

  • Han sido poco estudiadas por nuestros historiadores (no sé si los calumnio), pero tengo la certeza que si nosotras estudiando y trabajando somos tan mal tratadas, ¿qué será en ellas la opresión  de sexo, clase, etnia? Nuestra cultura las ha invisibilizado en todos los planes de desarrollo a pesar de nuestras luchas.
  • Por esto, no es nada raro lo que ha pasado con la investigación de la violación de la niña Nukak Makú:
  • Que 8 meses después no ha pasado nada, por los 2 puntos que sostienen.
  • Que era muy difícil conseguir alguien que hablara los 2 idiomas, el español y el macu, para poder hacer bien la traducción y conocer los hechos.
  • Que la región queda más o menos a 10 horas del Guaviare.
  • Que nuestros investigadores no saben lo que es el Género, que requieren una formación en el tema, que el único género que conocen es la tela, que esta formación es indispensable para que sus funcionarios sepan dónde están parados y puedan tomar decisiones acertadas en el siglo XXI.

Agravado el tema por la pandemia, que será una disculpa más o mejor, para no calumniar a nadie. Un motivo más para no haber comenzado esta investigación.

Nos preocupa a las mujeres los giros de la investigación, que en manos de esta cultura patriarcal, cada día encuentran una forma imperceptible de buscar los términos que les permitan disminuir la pena.

Para mí, ni la cadena perpetua sirve porque a los 25 años, buscarán como “torcerle la comba al palo” para sacarlos de la cárcel.

DIOS QUIERA QUE ESTÉ EQUIVOCADA Y QUE LA CADENA PERPETUA SIRVA DE ALGO; PERO  SI NO ES ASÍ, ¿QUÉ PODEMOS HACER CON ESTA CULTURA PATRIARCAL Y MISÓGINA?

Maria Teresa Arizabaleta