Altos costos por una Educación Superior Virtual

0 108

La actual emergencia sanitaria ha obligado a las instituciones de educación superior (IES) a reinventar sus procesos y migrar hacía la virtualidad para poder continuar con la formación profesional, lo cual es asertivo en su objeto, pero equivoco en su forma.

Pensemos primero en lo siguiente: ¿Cuando un estudiante cancela el valor de su matrícula, realmente qué servicios está pagando? Y lo más importante, ¿es lo mismo una educación virtual que una presencial? ¿Es justo que las IES presenciales estén cobrando lo mismo por una educación virtual?

Es cierto que la emergencia sanitaria del SARS -COV-2 llegó de sorpresa, y es por ese mismo factor que podemos asegurar que la planta profesoral no está adecuadamente capacitada en la formación virtual, donde la metodología y los recursos tecnológicos que se deben implementar son distintos.        

En la educación virtual el estudiante pasa de tener un rol activo a uno pasivo, dejando de participar en clase y ser solo un receptor de información, el profesor se ve limitado en sus métodos de enseñanza a un computador y a la transmisión oral, perdiendo múltiples herramientas didácticas y pedagógicas. Pongamos como ejemplo al profesor David Wright de la Universidad Tidewater Community College de Virginia Beach, el cual se ha hecho viral en redes sociales por la creatividad de sus experimentos, los cuales son una herramienta pedagógica que busca enseñar y crear interés en sus alumnos.

de la Universidad Tidewater Community College de Virginia Beach, el cual se ha hecho viral en redes sociales por la creatividad de sus experimentos, los cuales son una herramienta pedagógica que busca enseñar y crear interés en sus alumnos.

Además, no se puede omitir el hecho de que los estudiantes no solo están pagando el valor del semestre por recibir conocimiento de formación profesional de parte de un docente en un aula de clases, sino también, por poder hacer uso de las instalaciones, de los recursos tecnológicos y sus recursos académicos qué, junto con los grupos de estudio y el ambiente académico generan sinergias que facilitan el aprendizaje.

Ahora, ¿cuánto cuesta estudiar de manera virtual en comparación con la forma tradicional (presencial)? es cierto que las IES virtuales no tienen grandes inversiones en activos fijos, en salas de computo, licencias, etc., pero estás inversiones no generan valor en este momento, los estudiantes de las IES presenciales no están haciendo uso de las mismas. encontremos un punto medio en aras de lo justo, debe haber una reducción en el costo de la matricula, el cual permita rentabilizar los activos fijos y a la vez sea acorde a la educación que se está brindando.

Además, hay semestres y/o carreras que son mayormente presenciales en el uso laboratorios, talleres o inclusive prácticas profesionales. Un semestre de medicina en algunas Universidades del país cuesta 17 millones de pesos, usted estaría de acuerdo en pagar el séptimo semestre de medicina, sabiendo que solo recibirá el componente teórico.

En definitiva, la virtualidad de las IES presenciales deteriora la calidad de la formación, no todas las carreras se pueden adecuar virtualmente y la potencial pérdida de estudiantes puede agravar la situación financiera de las IES en Colombia en la coyuntura actual.

Manuel Vásquez

@Mvas633

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.