Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

La energía solar, alternativa frente a la no implementación de combustibles fósiles

En Colombia se busca apostar por generar energía y derivados  que aseguren un buen servicio para los colombianos y lo más importante enfocado en reducir la contaminación y concienciar a las comunidades de su uso eficiente. El diario El Espectador en un artículo de energías renovables,  resalta la importancia de promoverlas y se invita al sector privado a incursionar en el desarrollo de energías no convencionales, de carácter limpio y amigable con el medio ambiente.

 No obstante, el Fracking en Colombia ha sido una propuesta para la producción de hidrocarburos, algunas posturas evidencian que causa un daño al medio ambiente. El diario Las2Orillas explica en que consiste esta práctica; en primer lugar se taladra verticalmente bajo tierra en profundidades de 3.000 a 5.000 metros  y luego horizontalmente para inyectar a muy alta presión un fluido que está compuesto de una mezcla de agua, arena y diferentes químicos contaminantes, lo que permite fracturar rocas de difícil acceso y así poder sacar los hidrocarburos, lo que resulta que esas sustancias químicas empleadas pueden contaminar aguas superficiales y subterráneas. En una entrevista para el espectador Ecopetrol, expresó que ha destinado US$ 500 millones en el periodo 2019-2021 para el desarrollo de pruebas pilotos para llevar a cabo la extracción del petróleo por medio del Fracking.

Cabe agregar, que según el medio La República, para este año Ecopetrol estaba listo para poner en marcha la exploración de los yacimientos no convencionales, pero en septiembre de 2019 el Consejo de Estado tomó una nueva decisión, la cual manifiesta que la implementación del Fracking en Colombia todavía no es legal; por esa razón, mientras se toma una decisión definitiva sobre la permisión de la modalidad, se le da prioridad a proteger el medio ambiente ya que puede salir afectado de forma irreversible.

A partir de tres argumentos, según la Revista Razón Publica, se tomó la decisión de la no implementación del Fracking de forma provisional, por medio de una  demanda realizada por el Grupo de Litigio Estratégico e Interés Público de la Universidad del Norte: 1. Que esta práctica viola el derecho al ambiente sano; 2. Que es contraria a la aplicación del principio de precaución;  3. Que no contempla el principio de desarrollo sostenible.

Frente a la suspensión temporal de la modalidad de extracción de hidrocarburos, el Ministerio de Minas y Energía interpuso un recurso de súplica, solicitando al Consejo de Estado retirar la medida de precaución y dar aceptación al Fracking, pero en el momento, sigue suspendido por  la alta Corte, que además había manifestado según la Revista Semana, que no se llevarían a cabo ni siquiera los proyectos piloto.

Ahora, la presidente de la corporación, la Magistrada Lucy Jeannette Bermúdez, dio vía a los Proyectos Piloto Integrales de Investigación (PPII), contenidos en el capítulo 14 del Informe sobre efectos ambientales (bióticos, físicos y sociales) y económicos de la exploración de hidrocarburos en áreas de posible despliegue de técnicas de fracturamiento hidráulico de roca generadora mediante perforación horizontal, elaborado por el Comité de Expertos convocado por el Gobierno Nacional, según lo expreso la magistrada para RCN Radio.

En efecto, una columna de El Espectador escrita por Julio Carrizosa Umaña, enfatizó que Ecopetrol dentro de su plan de inversiones para el Fracking en Estado Unidos, se gastará casi $5 billones es decir, US$1.500 millones tratando de estudiar y  aprender sobre el Fracking, por lo que se hace una reflexión sobre el gasto de dinero en una actividad que afectaría el medio ambiente, se piensa que en vez de invertir en esa modalidad, se debería apostar en la recuperación de los ecosistemas de Colombia, acción que podría comenzar con la plantación de  una hectárea de árboles, es decir, una manzana urbana de oxígeno, ya que un dato curioso es que se requieren 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día, según la Revista Ecoportal.

Por consiguiente se estima que solo cuesta alrededor de $5 millones la plantación de 100 hectáreas de árboles, también mantenerlas, proporcionando además, empleos. Así, Ecopetrol podría asignar esos $5 billones para establecer generadores de energía eólica y solar, convirtiéndose en una empresa  potencia de energía para Colombia.

Hay que añadir, que en Colombia existe las posibilidad de implementar otras formas de producción, además que pensando en que sirvan para cubrir la necesidades del territorio y evitar desastres ambientales, por lo que, Germán Corredor el Director Ejecutivo de la Asociación de Energías Renovables, en una entrevista para Portafolio comentó que el país tiene un enorme potencial para desarrollar energías renovables no convencionales y así poder cubrir la necesidad energética, con el  fin de  hacerla más confiable y competitiva, además, agregó que según datos  de la industria le permite  establecer que en Colombia para el 2030  generaría entre el 15% y 20% de su matriz eléctrica con energía solar y eólica.

De hecho, con los análisis técnicos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), se establece que Colombia tiene una irradiación bastante alta contando con un promedio diario de 4,5 kilovatios hora por metro cuadrado ( Kwh/m2), más que Alemania, que tiene 3,0 kWh/m2 por día solar, la cual supera el promedio mundial de 3,9 kWh/m2. En el caso de la Costa Caribe, según la entidad, revelan que la fuerza en el nivel de los vientos es a razón de 11 a 13 metros por segundo (m/s), fuerza suficiente para que los ventiladores generen energía eléctrica. Contando con la fuerza más cercana de  la máxima producción de electricidad que se acerca al promedio de viento de unos 13 a 14 metros por segundo, según el artículo de ABCCIENCIA.

En el caso de las centrales hidroeléctricas de Colombia según la Revista Semana en la sección Sostenible,  el país produce cerca del 70% de la electricidad del país, pero por tratarse de obras de gran magnitud, han afectado los suelos, la biodiversidad y actividades como la pesca, donde se ha puesto en riesgo, incluso, la seguridad alimentaria de los habitantes, por ello es fundamental buscar alternativas de generación de energía amigables con el medio ambiente, entre estas están la eólica, solar, geotérmica, oceánica, con biomasa e hidroeléctrica a pequeña que no emplea combustibles fósiles.

«Un estudio realizado por Estados Unidos y Europa determinó que el cambio del combustible fósil a las energías alternativas como la fotovoltaica podría reducir la contaminación del aire en un 90% «, Según el Universal.

Un buen ejemplo en referencia a lo anterior, lo expuso la Revista Semana, al hablar sobre  el corregimiento de Palmor en Ciénaga, Magdalena que implementa una microcentral hidroeléctrica ubicada en la Sierra Nevada de Santa Marta, que utiliza una potencia inicial de 150 kilovatios, que funciona para suplir las necesidades energéticas de esta población con poco más de 500 familias.

Por otra parte, en la ciudad de Cali, está ubicado el edificio Vida donde funciona una clínica que ahora cuenta con energía generada por el sol para su funcionamiento. El sistema fotovoltaico instalado cuenta con 445 módulos que generarán aproximadamente 144.863 kWh de energía limpia al año y cubrirá cerca del 17% de consumo de energía de las zonas comunes de Vida Centro Profesional PH.

De modo que, según el diario el Portafolio,  la Upme, dio cuenta que la mayoría de proyectos relacionados con la producción de energía alternativa están ubicados en los departamentos de La Guajira, Cesar, Atlántico, Bolívar, Tolima, Magdalena, Valle del Cauca y Cauca y pronto se hará una expansión hacia otros territorios del país.

A comienzos de este año, la revista ambiental Catorce6, anunció que el Banco Interamericano de Desarrollo  realizó el segundo préstamo a Colombia, directamente al Ministerio de Hacienda, vinculadas por un valor de US$600 millones, esto con el fin de reducir el cambio climático, generando la incorporación de más fuentes renovables no convencionales como la solar, eólica y biogas US$1.500 millones usa Ecopetrol.

Cabe destacar que IRENA  (International renewable energy agency) manifestó que con la implementación de la energía alternativa, se presentaría un ahorro para  la economía global de un valor de  USD $160 billones acumulados durante los próximos 30 años, por lo que  la economía mundial crecería un 2.5%  para el 2050.

Lo cierto es que, quien cuente con la capacidad de invertir, esta sería una oportunidad interesante que se podría recuperar mientras obtiene beneficios.

Fuente: IRENA, Portafolio,revista Semana,diario Universal, ABCCIENCIA,Ecoportal, Rcn Radio,Razón Publica, La Republica, Las2Orillas y El Espectador.


Visitas: 172