Revista Digital CECAN E3

Examinar. Entender. Evaluar

Paz en la tormenta.

Salud emocional

Tiene dos opciones: o mira para adelante o mira para atrás. Y de esa decisión, depende su futuro, incluídas allí, su tranquilidad y paz personales. No voy a referirme a la felicidad porque tiene tal cantidad de niveles, definiciones e interpretaciones, que es tarea de nunca acabar. Pero la tranquilidad si se puede experimentar aun en medio de una tormenta. En un huracán se ubica el llamado “ojo del huracán”, el lugar mas apacible en medio de la catástrofe que forma a su paso. De igual manera puede existir la tranquilidad, contraria a la angustia y a la ansiedad, en medio del caos que se puede estar viviendo.

Pero es una decisión personal. No se da por decreto ni hay ninguna ley que obligue a sentirla. El que se pueda alcanzar la tranquilidad depende muchísimo de las creencias. El libreto de la vida, la supuesta planeación, se terminó, se rompió, se volvió añicos, para zambullirnos irremediablemente en la incertidumbre. No hay norte, no hay planes, no hay certezas, no hay futuro: solo incertidumbre. Y toca enfrentarlo. Es allí donde comienza la cosmovisión cuántica que reemplaza la cosmovisión newtoniana. Las teorías de Newton que han alimentado nuestras creencias y nuestra forma de vida, ya no tienen vigencia. El mundo no es un reloj, cuyas piezas deben encajar, ni el determinismo (causa-efecto) es el que nos dirige. La cuántica habla de onda y partícula y su dirección depende de lo que minuto a minuto cada quien cree. Porque la incertidumbre que tanto asusta, es una moneda de dos caras: por un lado, claro, lo incierto, pero al otro lado, lo creativo. Nada está escrito, no hay libreto y cada momento debo crear lo que voy a vivir. Con el “agravante” de que todo está conectado y mis acciones repercuten en los demás. ¿Entonces cómo articular la cuántica con la salud mental?

El aquí y el ahora es lo único cierto y es en ese espectro donde se debe aprender a vivir. Se pueden hacer planes, hay “permiso” para soñar? Cómo educar hijos sin proyección al futuro? De que manera se puede construir mundo si quedan prohibidas las expectativas? Qué clase de vida es esta? Qué nos espera? Que va a pasar? Colombia reaccionará? Soy consciente de que esta cosmovisión genera angustia y ansiedad porque es diferente y novedosa y, repito, nos matricula en la incertidumbre. No hay que olvidar que la certeza es muy cercana al control y por el contrario, la incertidumbre roza la libertad. Pero la ausencia de certezas que nos atemoriza al máximo, nos convierte en seres creativos. El mundo es una posibilidad que yo escojo. Como no hay libreto estoy obligado a crear soluciones a cada minuto porque el observador fabrica lo que está viviendo. La incertidumbre abre posibilidades, como si se desplegara un arcoíris de opciones, donde cada una es válida. Nada está escrito, nada está concluido, no hay libreto. ¡Tenaz!

La cuántica “obliga” a mirar para adentro porque la responsabilidad de cómo se viva es decisión personal. Y es en el interior donde están las respuestas. La necesidad de despertar conciencia es el único camino viable que nos ubica en el ojo del huracán. Entonces podremos experimentar paz en medio de la tormenta.

Gloria Hurtado – Psicóloga

Visitas: 219