Sin ser rico ni ser experto también se puede crear empresa.

153

Evaristo Londoño, quería ser un jefe, haciéndose cargo de su tiempo y dinero, pensando en no trabajarle a otras personas sino ser dueño de su propia empresa.

Durante los primeros siete meses de 2019, el número de empresas nuevas registradas fue de 13.580, que además han brindado, alrededor de 4.263 empleos nuevos en el primer semestre de 2019. Cifras, Cámara de Comercio de Cali

Se pensó desde hace 3 años en una panadería que estuviera cerca y al alcance de las personas, comenzando con la venta y producción de arepas y luego en una idea que se convirtió en la panificadora “La Ricura” Ubicada en el barrio El Jardín de la ciudad de Cali.

La mayoría de las empresas son creadas con esfuerzo y dedicación por lo que Don Evaristo accedió a sus ahorros y préstamo en el banco para adquirir el dinero que  le permitiría montar su negocio, de la mano con su hija Mariluz Londoño, quien le ha ayudado a consolidar su proyecto.

“No se necesita de ser experto para montar el negocio”, comentó la hija del empresario en el que contó además que al inicio no tenían conocimiento sobre la producción de pan, pero todo resultó resolverse realizando consultas a personas que conocían sobre el tema. Se volvieron unos especialistas en la elaboración de pancacho, pan agridulce, tortas y pan de aníz, además, están pensando en ampliar su portafolio de productos siendo el pancacho y el pan salado su fuerte en fabricación y ventas.

Inicialmente se la ingeniaron para hacer la distribución en las tiendas de barrio, logrando vender a supermercados como Mercamio y SuperInter, también cuenta con la estrategia de entregar el pan en carritos que son manejados por los trabajadores de la empresa, siendo  otro medio para realizar las ventas en algunos sectores de la ciudad de Cali, como el oriente.

Los pasos a seguir para conformar una empresa según manifestó Mariluz, representando a su padre en la entrevista, que “el primer semestre de todo negocio es un poco complicado, primero hay que hacer un posicionamiento, luego conocer las formas de llevar acabo el negocio, siempre haciendo evaluación de resultados que podrían ser regulares o positivos.

La empresa Panificadora ha logrado vender hasta la actualidad alrededor de 600 panes diarios, lo que les ha garantizado continuar en el oficio. Pero no todo a veces resulta ser positivo cuando se habla de  la subida del precio de los productos, en el caso de alza del dólar que llegó a costar casi $3500 pesos colombianos, lo que disparó los precios de productos que son importados como el maíz y la harina que son los principales ingredientes implementados para la producción de pan.

“Lo que se logra hacer es una negociación con el proveedor, ya que los afecta a ellos, pero a nosotros como empresa productora de pan  mucho más, además, tratamos de revisar el presupuestos y buscar la manera de no subirle los precios al cliente, lógicamente haciendo un plan de contingencia, teniendo en cuenta de que si el dólar sigue subiendo y permanece elevado, estaríamos pensando en subir el precio del producto dentro de 3 meses aproximadamente, pero antes que nada, poniendo al tanto a los clientes de que eso va a pasar” Comentó Mariluz.

Hace poco la empresa de Evaristo Londoño evidenció la subida el dólar en la compra  del maíz, la harina y la levadura incrementando en un promedio por kilo un valor de 400 pesos más desde el mes de agosto y el resto es con productores locales como la mantequilla.

Como toda empresa que se construye tiene una visión, la cual es crecer, con el objetivo de vender a tiendas más grandes como en los supermercados La 14 y el Éxito; también están pensando en ampliar su cobertura de distribución a más sectores de la ciudad, además de liderar franquicias para ampliar la distribución del producto y así aumentar sus ventas.

La Ricura es la fuente de trabajo de 12 personas que conforman la mano de obra en  la planta de producción y cuatro más, quienes se  encargan de realizar las ventas en los carritos.

Fuente: Cámara de Comercio de Cali.

Realizado por: Daniela Garzón Rengifo y Mabel Vidal Zuleta.


Los comentarios están cerrados.